Enfermedad de la válvula mitral (MVD) en perros

La enfermedad de la válvula mitral (MVD) es la forma más común de enfermedad cardíaca que se desarrolla en los perros. Generalmente ocurre en perros pequeños a medianos en lugar de perros grandes. Desde nuestra Clínica Veterinaria en Cádiz te hablamos de esta deficiencia.

Los perros machos se ven afectados con mayor frecuencia que las hembras y son en su mayoría perros mayores los que tienden a mostrar signos de esta enfermedad, aunque los perros jóvenes también pueden verse afectados. MVD es una enfermedad que afecta la superficie de las válvulas cardíacas. Otros términos que puedes escuchar para describir MVD son endocardiosis o insuficiencia valvular.

En MVD, una de las válvulas cardíacas se engrosa gradualmente, se vuelve grumosa, distorsionada y gotea, de modo que cuando el ventrículo bombea, parte de la sangre fluye hacia atrás en la aurícula. Este flujo hacia atrás crea un ruido que el veterinario puede escuchar con un estetoscopio, y se llama un soplo. Los veterinarios a menudo califican un soplo dependiendo de cuánto de altos sean en comparación con los sonidos normales cuando el corazón late.

Esta fuga significa que el corazón funciona de manera menos eficiente y a medida que avanza la MVD, tu perro comenzará a sentirse mal y mostrará signos de insuficiencia cardíaca.

Síntomas

Los síntomas de insuficiencia cardíaca pueden ser inicialmente leves y, por lo tanto, pueden ser difíciles de detectar. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, los signos pueden volverse más severos ya que el corazón no puede trabajar correctamente. Esta etapa se conoce como insuficiencia cardíaca congestiva, cuando el corazón ya no puede bombear suficiente sangre alrededor del cuerpo.

Luego se acumula líquido y los órganos vitales no recibirán tanta sangre y oxígeno como sea necesario, causando los siguientes signos clínicos:

Los síntomas incluyen:

  • Capacidad reducida para hacer ejercicio
  • Tos
  • Dificultad para respirar o un cambio en la frecuencia respiratoria
  • Desmayo
  • Falta de energía o apariencia deprimida
  • Poco apetito
  • Debilidad
  • Ansiedad e inquietud durante la noche.

¿Cómo se diagnostica la MVD?

Las visitas veterinarias regulares son muy importantes para la detección temprana de enfermedades del corazón y para monitorear el tratamiento de un perro una vez que se ha diagnosticado la enfermedad del corazón. Cuando el veterinario controla al perro, puede encontrar síntomas relacionados con enfermedades cardíacas o incluso insuficiencia cardíaca congestiva. Escuchar el corazón del perro con un estetoscopio le permitirá a tu veterinario captar un soplo si está presente. La frecuencia cardíaca y el ritmo también se pueden evaluar con un estetoscopio. El veterinario también puede detectar sonidos fuertes cuando escucha los pulmones. El examen también puede detectar otros signos que indican que el corazón del perro no está funcionando bien, como líquido en el abdomen y pulsos deficientes. A menudo, se necesitan más pruebas para ayudar a determinar el grado del problema de tu mascota. Estos pueden incluir:

Análisis de sangre: Se pueden recomendar análisis de sangre para verificar la salud general del perro para ver si son adecuados para la medicación y para verificar que el resto del cuerpo esté sano. También hay algunos análisis de sangre específicos del corazón.

Rayos X: Las radiografías son muy útiles para evaluar el corazón y los pulmones de los perros. Por lo general, cuando un corazón tiene problemas, se agranda y puede acumularse líquido en los pulmones. Ambos se pueden detectar con rayos X.

Ecocardiograma: Esta es una ecografía del corazón y se puede usar para evaluar el corazón mientras está en acción. Se pueden observar con precisión las paredes, cámaras, válvulas y vasos sanguíneos del corazón. Si bien el ultrasonido es el método más preciso para diagnosticar la enfermedad cardíaca, puede no ser necesario en algunos de los casos más directos de enfermedad cardíaca.

Electrocardiograma: Los electrocardiogramas (ECG) pueden registrar la actividad eléctrica del corazón y pueden usarse para diagnosticar problemas del ritmo.

Tratamiento

Dieta

El veterinario puede recomendar un cambio en la dieta. Es beneficioso que los perros con enfermedades cardíacas no tengan sobrepeso, ya que esto puede ejercer más presión sobre su corazón. Se sugiere una dieta que podría ayudar a prevenir el aumento de peso o ayudar con la pérdida de peso. También pueden hablar sobre una dieta para el perro que sea baja en sal para evitar que retengan el exceso de agua. No debe realizar cambios en la dieta del perro sin consultar primero al veterinario.

Vigilancia

Se sugiere el control de ciertos aspectos de la salud del perro para ayudarlo a comprender mejor cómo está lidiando su corazón. Hay dos formas principales en las que puedes controlar la condición cardíaca del perro en casa:

 

  • Controla la frecuencia respiratoria para dormir
  • Lleva un diario de los niveles de actividad, apetito y comportamiento.

Ambos métodos de monitoreo de la salud del perro pueden ayudar al veterinario a comprender cómo está progresando.

Para determinar un buen tratamiento, es necesario recurrir a tu veterinario de confianza que pueda hacer un análisis exhaustivo. NO DUDES EN ASESORARTE.

Déjanos un comentario...

Escriba aquí su búsqueda y presione "intro" para buscar...