¿Cómo y por qué se ven afectados los perros mayores cuando se dejan en coches?

Aunque no se debe dejar a ningún perro solo en un coche, los perros mayores son particularmente susceptibles a las condiciones relacionadas con el calor debido a su incapacidad para regular la temperatura corporal. Desde la Clínica veterinaria de Plaza España te contamos por qué.

Los miembros de este grupo de edad tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades a medida que disminuye la efectividad de su sistema inmunitario, lo que los pone en peligro cuando se trata de altas temperaturas. No te dejes engañar por el clima; Incluso en un día nublado, la temperatura dentro de un coche puede aumentar rápidamente.

Dejar a un perro solo en un coche lo pone en mayor riesgo de lo que probablemente te des cuenta. Incluso si está estacionado a la sombra o si dejas las ventanas abiertas, la temperatura no disminuirá mucho y puede aumentar rápidamente en un corto espacio de tiempo. Puedes estar fuera solo diez minutos, cinco o incluso dos, pero una larga cola en una tienda o entretenerte hablando con alguien que no has visto por un tiempo puede distraerte algunos minutos y tu mascota estará esperando. El efecto en su vida puede ser devastador independientemente de cuánto tiempo los dejes solos.

Los perros corren el riesgo de sofocamiento, golpes de calor e incluso morir en esta situación. Esto sucede cuando no pueden enfriarse y regular la temperatura de su cuerpo. La circulación de aire es ineficaz dentro de un coche, por lo que cuando el perro jadea y toma aire más cálido del que está expulsando, ahí es donde comienza el problema.

El perro jadea excesivamente y gotea, lo que sucede es que los vasos sanguíneos se dilatan para expulsar más calor, por lo que el corazón tiene que trabajar más para suministrar más sangre. Luego, la presión arterial comienza a caer y los órganos como los riñones, el intestino, el estómago y el hígado experimentan daño térmico, porque las células no pueden funcionar normalmente cuando exceden la temperatura a la que trabajan por lo general. Esto induce vómitos y diarrea con sangre severa y el cerebro se hincha a medida que se forman coágulos de sangre. Cuando el cuerpo del perro alcanza aproximadamente 42.8 grados de temperatura, puede entrar en coma y sufrir convulsiones, así como daños cerebrales irreversibles y la muerte.

Los perros mayores en particular están en riesgo en estas situaciones. Su incapacidad para regular la temperatura corporal de manera efectiva, junto con sus sistemas inmunes más débiles, los hace especialmente vulnerables. Además, sus órganos pueden no funcionar tan bien como solían hacerlo, lo cual es vital para la regulación y el gasto del calor. Un perro mayor puede no responder muy bien a escenarios o situaciones desconocidas. Por lo tanto, si ven personas o cosas fuera del coche a las que no están acostumbrados, pueden jadear más y su tasa metabólica aumenta y aún más su temperatura.

Ningún perro está a salvo cuando se lo deja en un coche, pero los perros mayores caen en el grupo de los más susceptibles al sofocamiento. Bajo ninguna circunstancia se debe dejar a un perro en un coche, es mejor que permanezca en casa si sabes que estará en esta situación. No vale la pena llevarlo solo para dejarlo en una situación peligrosa, cuando podrían estar seguros en casa.

Si te ha gustado nuestro post, en nuestro blog hay más temas interesantes

 

Déjanos un comentario...

Escriba aquí su búsqueda y presione "intro" para buscar...