¿Cómo sé si mi gato necesita al veterinario?

Debes llevar a tu gato a nuestra clínica veterinaria en Cádiz si observas alguno de los siguientes síntomas:

 

  • Respiración dificultosa
  • Vómitos y diarrea
  • Ganas de ir al baño a orinar continuamente
  • Temblores
  • No come 
  • Heridas recibidas al pelear
  • Sonmnolencia

Nunca ignores estos primeros signos: esta es la forma en la que el gato señala que algo no está bien.

 

 ¿Cómo saber si el gato necesita al veterinario?

 

Respiración dificultosa: Los problemas respiratorios pueden ser difíciles de reconocer al principio. Los gatos normalmente no jadean cómo los perros y aunque en casos raros pueden jadear sí han estado jugando mucho y se han emocionado, esto solo debería durar unos minutos mientras se enfrían.

Si se trata de un jadeo persistente, junto a los costados agitados y fosas nasales ensanchadas, debe ver a un veterinario de inmediato.

 

Vómitos y diarrea: Es normal que los gatos vomiten una vez, especialmente después de haber comido hierba o algo que les cae mal. Sin embargo, si el vómito es persistente y muestra un comportamiento inusual o si notas sangre en el vómito, es una señal de que el gato requiere atención inmediata. Él o ella pueden haber ingerido una toxina o algo que está obstruyendo su intestino, por lo tanto, el tiempo es crítico en este caso, así que llama al veterinario de inmediato.

 

Ganas de ir al baño a orinar continuamente: Sí notas un cambio repentino en los hábitos a la hora de ir al baño, ya sea usando la caja de arena o afuera, y comienza a ensuciar alrededor de la casa, esto podría ser un signo de infección: el castigo NUNCA es la respuesta.

 

Temblores: Los gatos pueden temblar  involuntariamente por varias razones posibles; ansiedad, dolor por estrés, falta de alimentos que causan niveles bajos de azúcar en la sangre o hipotermia. Sin embargo, también es posible que simplemente esté temblando por las vibraciones de ronroneo.

No hay una manera fácil de saberlo, por lo tanto, el mejor consejo es hablar con un veterinario lo antes posible para organizar un examen físico completo y diagnosticar cualquier causa subyacente.

 

No come

Un gato que se niega a comer cualquier cosa es una gran preocupación potencial. Los gatos
son expertos en ocultar el dolor, y si un gato deja de comer repentinamente, podría ser una señal de que ha estado mal por un tiempo.

Sin embargo, también podría deberse al estrés; si se mudó recientemente a una casa nueva o tiene otra mascota nueva, él o ella puede responder ignorando su comida. 

 

Tiene peleas con otros gatos

Es posible que tu gato haya tenido una pelea y haya recibido heridas por mordedura. Estas son una de las lesiones de gatos más comunes. Sin embargo, incluso si las heridas se ven superficiales y no son molestas para tu mascota, consulte a un veterinario, ya que cualquier herida es fácil de tratar con antibióticos y previene la infección.

Mientras tanto, debes vigilarlo para detectar cualquier signo de infección: algunos son  enrojecimiento, el calor, la hinchazón, la pérdida de cabello y la fiebre.

 

Somnolencia

Hay varias condiciones de salud que pueden causar somnolencia repentina e inusual en  el felino. Si comienza a esconderse y no reacciona a los señas para atraer su atención, como el abrelatas, podría estar sufriendo estrés o desarrollar una condición subyacente. SIEMPRE debes hablar con el veterinario cuando notes este síntoma.

Si notas a tu gato con comportamientos inusuales, no dudes en consultar a nuestros veterinarios. 

Déjanos un comentario...

Escriba aquí su búsqueda y presione "intro" para buscar...