¿Cómo introducir un cachorro a tu gato?

Traer un cachorro a casa es un momento realmente emocionante, ¡pero no toda la familia puede compartir tu entusiasmo! Los gatos especialmente pueden ser muy sensibles al cambio, y asegurarse de que tengan tiempo y espacio para acostumbrarse a su nueva llegada es clave para ayudar a toda la familia a adaptarse. ¡En la Clínica Veterinaria Plaza de España te aconsejamos sobre qué hacer para que esta experiencia resulte un éxito!

 

Experiencia previa

Si bien no es vital que un cachorro tenga experiencias positivas anteriores con gatos, puede ser realmente útil cuando trae un nuevo cachorro a su hogar. Si tu gato ha vivido con un perro antes, ¡mucho mejor! Cuanto más acostumbrados estén a las pruebas de la cohabitación, más fácil será que se establezcan juntos. Si tienes un gato en casa y quieres tener un nuevo cachorro, intenta encontrar uno que se haya relacionado previamente con gatos; esto significará que el gato será mucho menos novedoso para el cachorro cuando lo traigas a casa.

También vale la pena considerar las razas: si bien hay muchos ejemplos de todas las razas de perros que se llevan bien con los gatos, algunos tipos son más propensos a ser perseguidos, como los sabuesos y los terriers. Esto no significa que no puedas tener estos tipos de razas en una casa con gatos, pero sí significa que asegurarse de que su integración esté organizada y totalmente supervisada será especialmente importante.

Huele a casa 

Si bien obtenemos gran parte de nuestra experiencia del mundo a través de la vista, los gatos confían mucho más en el olor. Esto significa que el aroma de un hogar es una parte muy importante de cómo identifican los lugares en los que se sienten seguros. ¡Imagina lo que sucede con ese aroma cuando un nuevo cachorro aterriza de repente en la escena! Cuanto más lenta sea tu presentación entre tu gato o gatos y el nuevo cachorro, mejor.

«El intercambio de olores» puede ser una muy buena manera de hacer esto, ¡y también puede ayudar al nuevo cachorro a instalarse! ¡Implica mezclar lentamente el aroma de tu nuevo cachorro con el aroma ‘normal’ de la casa, y puede comenzar incluso antes de traer a tu cachorro a casa! Cuando visites al cachorro, toma un paño suave y pásalo por encima mientras lo acaricias. Luego puede tomar esta tela perfumada y frotarla a la altura del gato alrededor de la casa. Los lugares como los marcos de las puertas y las esquinas de los muebles son buenos lugares: estos son lugares que al gato también le gustaría marcar con sus propios olores.

El intercambio de olores puede continuar cuando tu cachorro llega a casa, dejando ropa o ropa de cama con olor del perro en áreas a las que el cachorro no puede acceder pero tu gato sí, y acariciando a una mascota y luego a la otra. ¡Para ayudar a tu cachorro a reconocer el olor de tu gato también puedes hacer todo esto a la inversa!

Los difusores de feromonas, para ambas especies, también pueden ayudar a mantener el estado de ánimo lo más tranquilo y relajado posible. 

Tiempo a solas

Tu gato, por amable que sea, necesitará tiempo lejos del cachorro. Esto significa tener un espacio donde se sientan seguros y el cachorro no pueda acceder a ellos. Idealmente, mantener su área favorita actual «libre de perros» será la forma menos estresante de manejar esto, pero eso no será adecuado para todos los hogares. Si necesitas mover al gato para proporcionarles un lugar tranquilo, hazlo con anticipación para que sea menos probable que tu cachorro se sienta desplazado. Mueve los comederos y los tazones de agua a un área alta para que sean a prueba de perros, y asegúrate de que la ropa de cama y las bandejas de arena estén en un área donde tu gato se sienta seguro y siempre pueda tener acceso: ir al baño, descansar y comer son momentos en los que el gato se siente naturalmente vulnerable, y es importante asegurarse de que el cachorro no pueda molestarlo durante estos momentos.

Si tiene dificultades, las puertas para bebés pueden ser una buena manera de separar dos áreas sin tener que mantener las puertas cerradas todo el tiempo; esto le da al gato acceso libre a todas las áreas y mantiene al perro en su propia zona.

También puede ser útil usar la altura para su ventaja: los estantes para gatos o la creación de otros refugios altos pueden ser una excelente manera de darles espacio para escapar.

Es importante no dejar a ambos animales juntos sin supervisión hasta que hayan pasado mucho tiempo agradeble en la compañía del otro, ¡no tengas prisa!

Primeras presentaciones 

La primera reunión debe tener lugar dentro de la casa y tu gato debe poder acceder a su propio lugar seguro si decide retirarse. Elige un momento en el que sea probable que ambas mascotas estén tranquilas, por ejemplo, después de una caminata es un buen momento para los perros.

El objetivo principal es que la reunión sea positiva tanto para tu cachorro como para el gato. Manten al cachorro con una correa o en una jaula de cachorros, para que tu gato no se sienta amenazado. Esto también ayuda a evitar que tu cachorro vea que perseguir gatos es un juego divertido, que puede ser un hábito difícil de romper.

El gato tiene el control aquí: los gatos son naturalmente más cautelosos y, a menudo, tomarán tiempo para evaluar la situación antes de acercarse. Usa golosinas para mantener felices a ambas partes, pero no intentes atraer al gato; que venga a su debido tiempo. Las golosinas y un juguete favorito también son una excelente manera de mantener al cachorro un poco distraído del gato, ya que ladrar y mirar fijamente hará que tu gato se acerque. 

Manten la primera interacción corta y dulce. Si el gato ha mostrado algún interés positivo, ¡genial! Si en algún momento el gato o el cachorro parecen preocupados o ansiosos, vuelve a intercambiar olores e intenta nuevamente al día siguiente. Mantener reuniones cortas, regulares y tan positivas como sea posible aumentará la confianza del gato y cachorro. Es probable que esto parezca un interés reducido del perro y un lenguaje corporal más tranquilo en el gato.

Seguir así

A medida que el gato y cachorro se conocen, puedes tomar más distancia en sus interacciones. Los encuentros más frecuentes permitirán que tus mascotas dicten la interacción, mientras te dan la oportunidad de controlar al cachorro, si es necesario. Si estas reuniones se desarrollan con calma, puedes considerar dejarlos pasar tiempo juntos sin que el cachorro esté atado, pero siempre debe estar presente durante un tiempo compartido hasta que estés completamente seguro de que se sienten cómodos el uno con el otro.

Lo principal para recordar es dejar que tus mascotas marquen el ritmo. Todas las mascotas son diferentes, y esto significa que las presentaciones exitosas pueden ser muy rápidas o tomar semanas o incluso meses para lograrlo. Como con cualquier cosa nueva, la paciencia y las recompensas positivas son clave. También es importante gestionar sus expectativas. Si bien los gatos y los perros pueden convertirse en los mejores amigos, la mayoría simplemente vive en armonía, y esto puede funcionar perfectamente.

SI QUIERES MÁS INFORMACIÓN, NUESTROS PROFESIONALES EN CÁDIZ TE ASESORARÁN CON LO QUE NECESITES

Déjanos un comentario...

Escriba aquí su búsqueda y presione "intro" para buscar...